Այցերու գումար - Total Pageviews - Total de visitas

12.12.13

El lobby de Azerbaiyán en México: importante estudio

En un extenso artículo publicado en el número de invierno de 2013 de la revista mexicana de Historia Internacional Istor, Carlos Antaramián, professor del Colegio de Michoacán, revela en detalle las maniobras del lobby azerbaiyano en México.
“¿Por qué México, si no ha reconocido ningún otro genocidio en pronunciamientos parlamentarios (salvo el Holocausto) lo hace con Jodyalí, un debatido asunto?”, se pregunta el académico al comienzo de su texto. Las cámaras del Congreso mexicano aprobaron sendas declaraciones relativas a Jodyalí, el episodio de la guerra de Karabagh a principios de 1993 donde 166 aldeanos azeríes fueron liquidados en lo que, según la evidencia disponible, fue una trampa urdida por las fuerzas de su propia nación, tras varias advertencias de las fuerzas armenias de autodefensa con respecto a la evacuación de la zona, próxima a Stepanakert, desde donde se bombardeaba a la población civil de la capital de Karabagh con misiles Grad.
“Después de la emisión a finales de 2011 de estos puntos de acuerdo, al año siguiente se inauguraron en la ciudad de México dos plazas rehabilitadas por el gobierno azerí: la primera, llamada Parque de la Amistad México-Azerbaidján, tenía, antes de ser removida y puesta en un depósito el 26 de enero de 2013, una enorme estatua del líder Heydar Aliev, padre del actual presidente de Azerbaidján, y la segunda, Plaza Tlaxcoaque-Jodyalí, tiene un monumento de una mujer levantando los brazos y en cuya base se lee Jodyalí-Genocidio.
Ante el retiro del monumento del tirano Aliev, la respuesta azerí no se hizo esperar: amenazó con dejar sin efectos inversiones anunciadas por varios cientos de millones de dólares, vieja costumbre que tanto Turquía como Azerbaidján utilizan como incentivo para imponer sus políticas negacionistas.
Tanto los puntos de acuerdo como las plazas responden a un efectivo cabildeo [lobby] por parte del embajador azerí Ilgar Mukhtarov”, explica Antaramián, licenciado en Relaciones Internacionales y doctor en Antropología Social. En su verborragia estratégica, Mukhtarov había declarado que “hasta ahora, los países latinoamericanos eran campo libre para los armenios, ya que Azerbaidján no estaba representado en la región”.
El documento señala que “una de las piezas del cabildeo político del embajador Mukhtarov han sido las conferencias que se organizaron en diversas universidades de México para presentar la versión azerí sobre Jodyalí”. El autor explica con lujo de detalles las distorsiones de la historia presentadas por Azerbaiyán: “Es bien sabido que la historia es en ocasiones manipulada y reescrita para utilizarla como una herramienta poderosa de lucha territorial, apropiación e incluso negación de la cultura y la identidad de otros grupos”. Al mismo tiempo, recuerda que “el gobierno de ese país considera como traidor a cualquier azerí que ose desafiar la versión oficial de la historia de Azerbaidján”.
Antaramian, autor de un libro sobre la comunidad armenio-mexicana, rememora la visita a México del ministro armenio de Relaciones Exteriores, Eduard Nalbandian, quien señaló que “los puntos de acuerdo que las Cámaras de México han emitido contienen distorsiones de los hechos del conflicto en Nagorno Karabagh”. El autor del estudio agrega que “son documentos redactados usando exclusivamente la posición de la Embajada de Azerbaidján en México, obras del cabildeo del embajador Ilgar Mukhtarov. Éste, en su calidad de embajador itinerante en Latinoamérica, también ha llevado el mismo documento para que sea ratificado por otros congresos en América Latina” y pone como ejemplo el caso de Colombia, donde el Senado hizo un pronunciamiento “condenando la 'ocupación' por parte de Armenia y nombrando a lo sucedido en Jodyalí como genocidio”.
Este artículo singular denuncia a los diversos actores politicos mexicanos que promovieron el pronunciamiento sobre Jodyalí y permitieron la construcción de las estatuas de Heydar Aliyev y del “genocidio de Jodyalí”, a la vez que recorre paso por paso los caminos transitados por la diplomacia de Azerbaiyán para reescribir su propia historia. A su vez, en silencio, nos obliga a preguntarnos sobre la pasividad que permitió que el dinero azerbaiyano comprara los votos mexicanos para sus mezquinos intereses.
 

 

No comments:

Post a Comment