Այցերու գումար - Total Pageviews - Total de visitas

16.9.11

56° aniversario de la noche bárbara de Estambul (1955-2011)

Mientras Turquía continúa la alharaca por la falta de disculpas de Israel por el ataque al barco "Mavi Marmara" en mayo de 2010, todavía está lejos de ver la viga en el ojo propio: una disculpa a sus propios ciudadanos griegos, armenios y judios que vivieron la noche infernal del 6 al 7 de septiembre de 1955, que no en vano ha sido catalogada de "pogrom". Un comunicado de prensa emitido el 3 de septiembre por Jean Varoujan Sirapián, presidente-fundador del Instituto Tchobanián de París, nos exime de mayores comentarios.
En la noche del 6 al 7 de septiembre de 1955, los ciudadanos griegos, armenios y judíos de Estambul vivieron el infierno.
En el momento en que todos los medios hablan una y otra vez del aniversario del 11 de septiembre de 2011, este acontecimiento de 1955, que tuvo consecuencias mucho más importantes –porque fue el punto final del plan de turquificación fanática de la república kemalista que causó la partida de toda una generación de armenios y también de griegos—pasa completamente desapercibido.
Cuarenta años después del genocidio de 1915, el Estado turco puso en práctica un plan diabólico, inicialmente programado para 1953 (500° aniverdario de la toma de Constantinopla), para “tirar al mar” a los últimos griegos que quedaban en Estambul. En la noche del 6 al 7 de septiembre, hordas de fanáticos, manipuladas por ultranacionalistas, tomando como pretext la explosión de un bomba (en realidad colocada por un miembro del MIT) delante de la casa de Atatürk Salónica, fueron llevadas en ómnibus a Estambul para “cazar al griego”.
Superados por los acontecimientos, los organizadores de esta “operaciön” perdieron el control de las masas, y bajo la mirada de las fuerzas del orden, los asaltantos, embriagados y sobreexcitados, asesinaron, violaron, destruyeron casas y negocios pertenecientes a las minorías, saquearon iglesias...
Excepción hecha de algunos subalternos, nadie fue inculpado por estas exacciones. El colocador de la bomba, Oktay Engin, fue recompensado años después. Se convirtió en prefecto [gobernador] y luego director de los servicios de seguridad. Muchos griegos y armenios abandonaron definitivamente el país en los años siguientes.  
Turquía, que exige hoy excusas a tal o cual país, no ha presentado en momento alguno excusas a sus ciudadanos que sufrieron esta violencia psíquica y psicológica traumatizante. En 2005, con motive del 50° aniversario), una exposición de fotos en Estambul que narraba estos incidentes fue arrasada por ultranacionalistas sin que las fuerzas del orden intervinieran.
Jean Varouján Sirapián
Presidente-fundador del Instituto Tchobanián
París

No comments:

Post a Comment